/Rosario Central venció a Huracán en un partido cargado de goles y cortó la racha de nueve partidos del Globo como local

Rosario Central venció a Huracán en un partido cargado de goles y cortó la racha de nueve partidos del Globo como local

Primera A12 February, 2018

Era una noche ideal para refrendar la buena racha de nueve encuentros sin perder en el Palacio Ducó. Huracán, que desde hace varios años está subido a una montaña rusa emocional, necesitaba un éxito para sentir que la posible clasificación a alguno de los torneos internacionales no es una quimera. Además, para reponerse de la goleada sufrida ante Racing 4-0. Pero el Globo tropezó y cayó 3-2 con Rosario Central, otro de los elencos que batalla por arrimarse a los torneos continentales. Con cinco goles en un partido de ida y vuelta, dos equipos que buscan seguir creciendo regalaron un partido entretenido en la noche de Parque de los Patricios.

En el primer tiempo el Canalla exhibió una efectividad de 100 por ciento: dos llegadas, dos goles. Después de su explosión en 2017 en Atlético Tucumán y tras haberse convertido en uno de los delanteros más buscados en el mercado local, Fernando Zampedri nunca pasa desapercibido. Choca con los marcadores, exige, guapea, discute con Patricio Loustau cuando considera injusto que le muestren la tarjeta amarilla por una infracción. Zampedri, claro, cuenta con una cualidad muy valorada por su equipo: desgasta a los defensores rivales permanentemente. Apenas a los 9 minutos sacó provecho de un buen centro de Federico Carrizo desde la izquierda y conectó al gol de cabeza.

Huracán dominó en la primera parte aunque le faltó claridad para finalizar las escasas jugadas que generó. Sin creación en la mitad de la cancha, Patricio Toranzo se equivocó demasiado y el peligro dependió de Ricardo Noir y Andrés Chávez, de escasa participación en el circuito de juego. A los 45, con una pelota flotando en el área chica, Lucas Villalba definió a las manos de Jeremías Ledesma. En el contraataque, los rosarinos aprovecharon otra vez la velocidad de Carrizo, esta vez por derecha, y Herrera la empujó al gol debajo del arco.

Justamente el arquero surgido de la cantera canalla se fue erigiendo en uno de los protagonistas del encuentro. En el segundo tiempo, a los 16, respondió con solvencia en un mano a mano con Ignacio Pusetto, el mejor futbolista de Huracán. Pero en la siguiente acción, precisamente una gran jugada del volante formado en Atlético Rafaela culminó con un centro atrás y una definición de Israel Damonte.

Entonado, el Globo presionó en la zona media y a los 28 estuvo a tiro de la igualdad. Ledesma salió apurado en un centro, Damonte le pegó por arriba del arquero y Mauricio Martínez despejó con la mano antes de que la pelota cruzara la línea de meta. Mientras el marcador central se iba expulsado, Chávez y Fernando Coniglio se peleaban para ver quién sería el encargado de ejecutar el penal. Finalmente lo tomó el segundo, y la pelota se fue por arriba del travesaño.

Los últimos 15 minutos se disputaron con el Globo volcado al ataque. Estaba claro que el equipo de Gustavo Alfaro requería modificaciones, pulmones más frescos. Daniel Montenegro tomó las riendas del equipo y el propio Rolfi pudo colocar el 2 a 2 pero definió mal en el área chica. El cierre fue todavía más frenético. El volante Joaquín Pereyra, surgido en las divisiones inferiores de Central, aumentó el marcador. Otra vez Damonte le dio vida al Globo, pero no le alcanzó. Un combustible insuficiente para llegar a destino, a otro triunfo de esos que permiten soñar. Fue el epílogo de una noche cargada de goles en Parque de los Patricios.