/En la última jugada del partido, Racing le ganó a Godoy Cruz: ahora piensa en el debut de la Copa Libertadores

En la última jugada del partido, Racing le ganó a Godoy Cruz: ahora piensa en el debut de la Copa Libertadores

Primera A23 February, 2018

El 27 de febrero es una fecha que está marcada con resaltador en el calendario académico desde que arrancó este 2018. El martes próximo será el estreno en la Copa Libertadores, el gran objetivo del año, nada menos que ante Cruceiro como local. No podía llegar con un impulso mejor a esa cita: en la última bola del partido logró un triunfo muy valioso en Mendoza, ante Godoy Cruz, una visita de la que nadie se había sonriente en esta temporada. Así, la Academia sumó su cuarto triunfo al hilo y su confianza sigue en alza.

La jugada del gol del triunfo sirve como muestra de cómo quiere jugar el Racing de Coudet. En el último minuto, Nery Domínguez, el termómetro del equipo recuperó la pelota en tres cuartos de cancha rival. A partir de ahí llegó el desborde de su tocayo Neri Cardozo y la definición de Maximiano Cuadra. Al tesón para dar vuelta el resultado ante Olimpo, a la lucidez para golear a Huracán y a Lanús, anoche la Academia le agregó una nueva herramienta para llegar a la victoria: la suerte. No porque no hubiera hecho méritos para estar en ventaja, pero sí por el modo en que la obtuvo.

El último verano Ricardo Centurión se transformó en la compra más cara de la historia de Racing. El mismo club que lo formó pagó cuatro millones de Euros por el 70% del pase. En las primeras cinco fechas ya pagó por esa confianza: lleva tres goles y tres asistencias. Centurión puede parecer distraído o apagado, como anoche en Mendoza, pero por sus pies pasa el desequilibro. Tres veces había caído en fuera de juego, había cometido un par de infracciones que demostraban su impotencia. Pero cuando la pelota le llegó clara en la puerta del área no perdonó: con un zurdazo marcó el primer gol del partido. Lo festejó con el baile que ya se volvió un clásico: en las últimas tres semanas asomó apareció en Bahía Blanca, en Avellaneda y también en el Malvinas Argentinas.

Parecía que con ese tanto le alcanzaba al visitante. Pero al zurdazo de Centu le contestó Pol Fernández del mismo modo: con su pierna inhábil sacó un disparo al ángulo. De todos modos, Racing, con el 22 como bandera, no se desinfló. El atacante de 25 años es un jugador explosivo. Con apariciones que son como un martillazo. Y cuando el partido se rompe, cuando hay mucho campo para correr y las transiciones son rápidas todo se le hace más fácil. A quince minutos del final, jugó una doble pared con Maxiliano Cuadra, que salvó el arquero Leonardo Burián. Y a los 37 fueron los dos palos -sí, los dos- los que le negaron el grito de la victoria: sacó un derechazo de media vuelta que primero pegó en el poste derecho del arco local y luego en el izquierdo. Sus corridas fueron aire para el visitante, que al final encontró la victoria.

Acaso la lluvia haya sido la invitada inesperada que alteró los planes de la noche mendocina. Si se esperaba que Godoy Cruz -4º en el

campeonato- y Racing -tal vez uno de los equipos con mejor arranque en este 2018- jugaran un entretenido partido de fútbol, el pronóstico falló. La intención de ambos equipos estuvo, pero fue muy difícil para ambos poder hacer un par de pases seguidos, algo que está en la identidad que tanto Diego Dabove como Eduardo Coudet buscan construir en sus equipos. Por eso, durante el primer tiempo, por momentos los arqueros parecían parte del decorado mendocino. El agua ya no apareció en el segundo tiempo. Y el gol de Centurión sirvió como despertador.

Al menos, el partido se empezó a jugar de arco a arco. Y así fue hasta el último minuto.